Album de cromos editado en 1933 por "La Voz de Cantabria"

En agosto de 1927 había nacido "La Voz de Cantabria" diario fruto de la fusión de "La Atalaya" y "El Pueblo Cántabro".
Los conservadores montañeses, escindidos entre mauristas y liberales conservadores, llegan a un entendimiento para
sacar un periódico que se autotitula "defensor de la Montaña". Se confió la dirección a José del Río Sainz y la jefatura
de Redacción a Antonio Morillas. El primero se decantó por la línea literaria apartándose del espíritu combativo que había
desarrollado con anterioridad al frente de otras publicaciones. Con veinte páginas y abundante información gráfica a cargo
de los fotógrafos hermanos Quintana, "La Voz de Cantabria" contaba con un importante plantel de colaboradores.
Además introdujo la novedad de editar como regalo para sus lectores fotografías en huecograbado de monumentos artísticos
de la Montaña. Bajo el mandato de Arnáiz de Paz, su segundo director, el periódico empezó a salir también por las tardes.
Ecuánime, circunspecto y de juicio frío, Arnáiz comprendió, al implantarse la II República, el 14 de abril, que la burguesía
lectora de su periódico debía mantenerse dentro de un ponderado sentido democrático. Su adscripción al republicanismo maurista
provocó su detención por la policía del Frente Popular, permaneciendo en prisión hasta agosto de 1937. Tiempo después Arnáiz
marcharía a Perú donde ejerció como agregado de Prensa en la embajada española. "La Voz de Cantabria" dejó de publicarse como
el resto de periódicos durante la guerra civil. En agosto de 1937, cuando entran en Santander las tropas del general Franco,
El Diario Montañés se hace cargo de su maquinaria y de todos sus derechos, pasando a formar parte de su Consejo de Administración
algunos de los antiguos propietarios del desaparecido periódico.

Si quieres esta página en formato PDF descarga este fichero:    « ALBUM CANTABRIA »   21,8 MB.